NOSOTROS.jpg

Las flores llegaron por casualidad. Acabé la carrera de Arquitectura Técnica y mi afición por la decoración me hacía pensar en los espacios más allá de volúmenes, líneas y dimensiones. Me interesaba la belleza y todo lo que podía ocupar un espacio para generar una propuesta estética y plasmar la personalidad de quien lo habita. Mi hermana se casó en aquel momento y me encargué de todas las flores y la decoración que enmarcaron el evento. Tras esa boda, me pidieron realizar otra. Tras esa, otra más. Y así, sucesivamente. Comencé a comprar flores, a investigar y crear ramos para la gente de mi entorno que pronto llegaron también a amigos de amigos, hasta darme cuenta de que había pasado a ser una forma de entender la vida. Nacía mi taller y mi proyecto de flores con mi propio nombre.
 
Mi formación universitaria me ha proporcionado la base y las herramientas para poder combinar la parte técnica de la arquitectura con la estética y la sutileza de las flores, las plantas y el mundo vegetal. Me apasiona trabajar en arreglos con flor de temporada; desarrollar proyectos de decoración para bodas, actos corporativos o cualquier evento privado; involucrarme en proyectos de interiorismo, decoración, arquitectura, jardines verticales o revestimientos vegetales; ocuparme de la decoración conceptual para material gráfico, sesiones de fotos, etc. Y, siempre con el objetivo de aprender y seguir evolucionando, me atrae conocer otras disciplinas y poder colaborar con todos aquellos proyectos y creadores que impliquen nuevos retos y coincida con mi propuesta estética.